Nuestro mayor cuidado Atención personalizada e integral

Carolina Lázaro

Carolina Lázaro

"Formo parte de un equipo técnico competente y formidable que ofrece una atención personalizada y cercana"

Carolina estudió un módulo de Jardín de Infancia, porque inicialmente, lo suyo eran los más pequeños. Incluso empezó la carrera de Magisterio, siguiendo la rama de Educación Infantil. ¿Por qué y cómo acabo trabajando con personas mayores? Ella misma nos lo cuenta.

“Una de mis hermanas, fisioterapeuta, trabajaba en uno de los hospitales de León y en diferentes centros, entre ellos, una residencia de mayores, en el centro de la ciudad. Me comentó que necesitaban personal, en concreto, auxiliares de geriatría, y que no era necesaria formación previa”. Hace ya veinte años de aquello, eran otros tiempos y aconsejada por su hermana, que veía ese trabajo “muy para ella” por lo que siempre le ha gustado cuidar de las personas, Carolina decidió tirarse a la piscina y probar suerte.

 

Y, así, dice, “empecé en el mundo de los mayores”. Trabajó cuatro años en aquella primera residencia, compaginando su día a día en el centro con la realización de varios cursos de formación. Posteriormente, se trasladó a otro centro en el que estuvo dos años. Entonces tomó una decisión valiente y nada sencilla, consensuada con su marido: realizar un parón laboral para dedicarse al cuidado de su hija. Algo de lo que no se arrepiente en absoluto, “quería dedicarme a ser madre y disfrutar de esa época inolvidable y maravillosa que prolongué durante 8 años”.

 

En diciembre de 2016 se reincorporaba al mundo laboral en la residencia El Portillo, en Valdelfresno, trabajando como gerocultora. En enero de 2019, gracias a su buen hacer y dedicación, le nombraron responsable de atención directa, puesto que mantiene en la actualidad, aunque el centro haya cambiado de dueños.  Apenas nueve meses después, El Portillo pasaba a formar parte de la red de centros de la Fundación Santa María la Real y se adaptaba a la metodología de Tercera Actividad.

 

Hubo que hacer frente a muchos cambios, a una pandemia, nunca antes vivida y que golpeó muy duro, pero Carolina, siempre estuvo ahí, manteniendo la calma, apoyando y coordinando la labor del equipo de gerocultura. ¿Lo que más valora de su trabajo? “Contribuir a mejorar la calidad de vida de nuestros residentes con un trato cercano y personalizado”. Algo muy sencillo, asegura, porque formo parte de un equipo técnico competente y formidable.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Mantente al día

Actualidad

Tercera Actividad mayo 16, 2024

Calahorra de Boedo apuesta por el cuidado de las personas mayores y la repoblación

“Repuebla Calahorra de Boedo: apostando por la innovación social y la sostenibilidad”

Leer más
León mayo 14, 2024

Nuestro equipo: Marina Alcalde

Aunque nació en Valladolid, ha pasado casi toda su vida en Valencia,

Leer más

Entidad comprometida con...